Categorie: Bienestar

Smart Working: pros y contras

El concepto del Smart Working (teletrabajo inteligente) cada vez está más de moda.

Según la International Data Corporation, en 2022 aproximadamente el 65 por ciento de la mano  de obra europea se compondrá de trabajadores móviles, una revolución que puede afectar a unos 10 millones de habitantes en Italia.

Seguramente que, en determinadas circunstancias, trabajar desde casa puede resultar muy ventajoso, pero también hay que tener en cuenta los riesgos que comporta a nivel físico y psicológico para todos aquellos que piensen en seguir este modelo de trabajo. He aquí una lista de los pros y los contras.

Ventajas del Smart Working

Las ventajas de crear un ambiente de casa-oficina son realmente numerosas.

Algunos estudios efectuados por expertos en el sector han puesto de manifiesto que trabajar en casa puede reducir notablemente el estrés acumulado y permite desarrollar mejor las tareas asignadas. En los países nórdicos, el Smart Working está bastante extendido, ya que se considera que el trabajador que tiene este privilegio demuestra tener un mayor apego a la empresa.

Es decir, parece ser que evitarse el tráfico matutino durante el trayecto casa/trabajo, contar con un espacio y calendario propios para desarrollar una tarea determinada, además de evitar encontrarse con molestos colegas cada día, tener que fichar, etc., tiene efectos positivos sobre la productividad.

En resumen:

  • Menos estrés
  • Más tiempo para trabajar, pero también para uno mismo
  • Ahorro de gastos extra, como por ejemplo: gasolina, billetes de transportes públicos, aparcamiento, etc.
  • No hay que fichar

“El Smart Working no sirve para aumentar la reputación de la marca de una empresa. El Smart Working es una vía para su propia supervivencia.”

A. Solimene

Desventajas del Smart Working

Ciertamente, también hay que hablar de las muchas desventajas que tiene, como la disponibilidad continua y el riesgo de que el trabajo se imponga sobre la vida privada.
Puede pasar que haya amigos o familiares en casa mientra se trabaja y ello implique tener que tomar una decisión a costa de la vida afectiva o la laboral. Y luego hay que considerar la capacidad de concentración de cada persona en un ambiente lleno de estímulos como es la propia casa, y la necesidad innata de juntarse de los que trabajan mejor en equipo. Por  último, se corre el riesgo de terminar dedicando más horas al trabajo en casa que en una oficina con horarios preestablecidos.

En resumen:

  • Se trabajar de más
  • El ambiente de trabajo es el mismo que el de casa
  • Poco contacto real con personas
  • Es fácil distraerse
  • Soledad durante toda la jornada laboral
  • Poca interacción con el equipo de trabajo
  • Aumentan los factores de distracciones
  • Falta la separación tácita entre el espacio laboral y el doméstico